JESÚS DE NAZARET

Jesús de Nazaret. Estamos ante una novedosa y extraordinaria forma de ver la Pasión de Jesús. Por un lado, el magnífico texto de Alfredo Santos, sobrio, elegante, fiel al Evangelio pero intuitivo, arriesgado y muy inteligente y, por otro, la música siempre emocionante y profunda de Julián Santos Y Roque Baños.

Ambos van caminando por la historia que presentamos como una procesión llena de sombras y amargura pero, al mismo tiempo, portadoras de una luz inmensa, casi cegadora, siempre espiritual. Y lo hacen, además, respetándose mutuamente: primero uno y después la otra hasta que comienzan a unirse formando una sola cosa, un todo inimaginable: texto que vibra por las exultantes músicas de D. Julián y Roque.

Y así, sin casi darnos cuenta, nos encontramos viviendo la Pasión de Jesús de Nazaret, reviviendo cada minuto de sufrimiento, abandono, traición y gloria, mientras somos transportados al plano infinitamente más espiritual que nos aporta la música. Esa música que hace que puedan cambiar los corazones, que nos hace ser mejores porque en ella misma está la vida del que "hace nuevas todas las cosas" (Ap 21,5).